Blog dedicado a Traveller, Cyberpunk, 2300AD y Twilight 2000

Historia de la Compañía Mercenaria Killer-4

Como ya se relataba al principio del capítulo anterior, Rilkien, Puri y Dar I Nur abandonaron el sistema Eta Bootis perseguidos por los cazas Kafer. Mientras la King Cobra saltaba al hiperespacio la flota Kafer empezaba a bombardear las colonias del planeta Aurora. Desde su base de operaciones en el las estribaciones de las montañas Tithonian  los soldados de la 5ª Compañía de la Legión de Tanstaafl vieron los impactos de los cañones láser de las naves Kafer sobre las poblaciones de la colonia libre. Los incendios se multiplicaron y en la oscuridad de la noche las nubes brillaban con tonos rojizos. Los bombardeos y de ataques en vuelo rasante de los cazas Kafer duraron hasta el amanecer, y con las primeras luces vieron descender las oscuras naves de invasión. El campamento era un caos según empezaron a llegar los primeros informes de combates contra tropas alienígenas, las matanzas de civiles indefensos y la destrucción indiscriminada de los poblados de la colonia libre de Tanstaafl.

Entre los mercenarios que formaban la Legión Libre de Tanstaafl se encontraba el cabo Jon O. Esydo, un ex-Subteniente de la armada espacial canadiense que tras unos problemas con la justicia no tuvo más remedio que enrolarse en la Legión Libre. Jon recibió la orden de dirigirse con su escuadra hacia el sur para investigar por qué la torre repetidora Grodon-3 había dejado de funcionar, y patrullar de paso por los ranchos de la zona. Sus compañeros de escuadra eran el escandinavo Marr Anslon, el americano Billy Jo y el ex-Subteniente de la armada francesa Jean Paul Delòn. Para reforzarles se les unieron los milicianos, Roberto y Guillermo Kingsly.

Después de dos horas de marcha alcanzaron la cota del repetidor y comprobaron que había sido alcanzado por disparos láser de gran potencia, probablemente de los cazas Kafer. Desde lo alto del cerro vieron la llanura a sus pies y comprobaron que había varios ranchos en llamas. Jon notificó por radio su descubrimiento y recibió la orden de efectuar un reconocimiento para evaluar la fuerza del enemigo y rescatar a todos los colonos posibles. Los hermanos Kingsly encabezaron la marcha por su conocimiento de la zona y descendieron hacia el rancho Clemmons. Por el camino encontraron a un hombre de corta estatura (apenas alcanzaba un metro), completamente desorientado y que balbuceaba un dialecto apenas inteligible. Dijo llamarse Tapón de Corcho, iba armado con una espada corta y no paraba de preguntar que dónde estaba la ciudad de Phamal. Cuando se le preguntaba por los Kafer parecía no comprender de qué se le estaba hablando. Le llevaron con ellos como un colono extraviado más y asumieron que estaba en estado de shock debido al ataque Kafer.

Al llegar al rancho encontraron las edificaciones en llamas. Los hermanos Kingsly identificaron tres cadáveres pertenecientes a la familia Clemmons, pero faltaba la pequeña Rebecca. Roberto Kingsly encontró huellas de algún tipo de ser bípedo con pies de tres dedos grandes y con garras, sin duda Kafers. Las huellas pertenecían a seis individuos y se dirigían hacia el sureste donde había otros dos ranchos. Los hermanos rastrearon las huellas seguidos por Jon y su escuadra. No habían recorrido un kilómetro cuando al frente sonó una ráfaga atronadora, “thud-thud-thud-thud”, seguida del sonido de los rifles de los hermanos Kingsly. Jon y Billy Jo corrieron a apoyar a los milicianos mientras Jean Paul y Anslon rodearon al enemigo por la izquierda. Acabaron con los seis Kafer con sus rifles de Gauss y con fuego de lanzagranadas de 40mm, y cuando acabó la refriega Bob Kingsly yacía muerto, y su hermano Guillermo sostenía en sus brazos a Rebecca Clemmons, sana y salva.

Se acercaron a mirar detenidamente a los invasores: parecían una mezcla de humano e insecto, con pies y manos de tres dedos, antebrazos y pantorrilas peludos,   caparazones rígidos, y bocas verticales llenas de afilados dientes. Parecían ir desnudos a excepción de un arnés del que colgaba su equipo, todo de aspecto pesado y tosco: granadas, cuchillos de combate, y unos fusiles que disparaban balas explosivas. Uno de ellos tenía colgadas del arnés tres orejas humanas, e iba armado sólo con una especie de revólver sin culata y un bastón metálico con el que golpeaba a sus compañeros durante el combate, como si de esa manera les obligara o animara a luchar.

Con todo el dolor de su corazón Guillermo Kingsly tuvo que abandonar el cuerpo de su hermano en el lugar de la escaramuza, y a partir de ese momento no dejó de llevar en brazos a la pequeña Rebecca y no volvió a participar en ningún combate. Recogieron las armas y equipo del enemigo para entregarselo al oficial de inteligencia del batallón y se pusieron en marcha . Rescataron un total de seis colonos en los dos ranchos más cercanos y subieron a una loma para observar el terreno circundante. Desde lo alto vieron un contingente de 18 Kafers que avanzaba a buen paso hacia su posición, y Jon decidió que había llegado el momento de volver a la base. Emprendieron una marcha frenética montaña arriba en dirección a Grodon-3 pero antes de alcanzar la posición del repetidor vieron que los Kafers les estaban recortando ventaja y que les sería imposible llegar a la base. Jean Paul y  Anslon se ofrecieron voluntarios para quedarse atrás y retrasar el avance de los Kafer.

Mientras subían hacia la cima de Grodon-3 oyeron los ecos del combate de Jean Paul y Anslon. Al cabo de unos pocos minutos oyeron una serie de explosiones secas seguidas de varias ráfagas de rifle Kafer (al que después todos llamarían “thud gun”), y después sólo silencio. Para entonces habían alcanzado el repetidor de Grodon-3 y allí encontraron una patrulla de caballería acorazada que les dio escolta hasta la base. Al día siguiente una patrulla encontró los cuerpos de Jean Paul Delón y Marr Anslon. A su alrededor había nueve cadáveres Kafer. Anslon había sido alcanzado por una ráfaga de “thud gun” y Jean Paul presentaba heridas de metralla, probablemente de granadas Kafer. A los dos les fue concedida la Starburst of Extreme Heroism (SEH) a título póstumo.

Durante semanas la unidad del cabo Jon O. Esydo realizó patrullas y combatió en escaramuzas contra los Kafer. La unidad tomó como mascota al pequeño Tapón de Corcho, que les acompañaba en sus patrullas. Con el tiempo se fue ganando su confianza y se fue haciendo indispensable en tareas de rastreo y sigilo, tanto es así que para finales del año 2298 era aceptado como un “miliciano” adscrito a la Lefión Libre de Tanstaafl. La adaptación no fue fácil, ya que saltaba a la vista que era analfabeto e incluso que no había tenido contacto alguno con la civilización, a tenor de como le espantaba cualquier aparato aunque fuera de baja tecnología.

A principios del 2299 Jon fue ascendido a sargento y se le dió el mando de un APC Hovercraft de la clase Kaguro IV. Como comandante del vehículo, controlaba la torreta con el cañón de plasma y el cañón automático de 25mm, y mandaba la dotación de 6 soldados de infantería que transportaba el APC. El puesto de conductor lo ocupaba el mercenario birmano Bruce Lee. Por su reducido tamaño, Tapón no ocupaba un puesto de soldado y siempre encontraba un sitio donde viajar con comodidad.

La primera misión que les fue encomendada fue dar cobertura a un equipo de ingenieros de combate que debían reparar un puente sobre el Equator River. En principio Jon estacionó el APC en la orilla sur y envió a sus hombres a explorar la otra orilla. Cuando los ingenieros estaban a punto de concluir su trabajo, el equipo de exploración en el que se encontraba Tapón descubrió dos vehículos Kafer acercándose por una garganta. Se trataba de dos “Bugbus”, vehículos oruga para el transporte de tropas sin techo y armados cada uno con un cañón de plasma. Jon pidió refuerzos por radio, analizó la situación, y se dio cuenta de que si llegaban al puente los ingenieros estaban perdidos, así que ordenó a sus equipos de exploración que regresaran y cruzó el puente con su APC y lo colocó en el centro de la garganta, cerrando el acceso al puente.

Los dos Bugbus venían cargados con tropas Kafers. Cuando estuvieron a distancia de tiro Jon abrió fuego con el cañón de plasma del APC alcanzando a uno de los Bugbus en las cadenas, dejándole inmovilizado. Antes de que los Kafers pudieran reaccionar  efectuó otro disparo e inmovilizó al segundo vehículo. Desde su visor vio como los oficiales Kefer golpeaban frenéticamente a sus tropas con los bastones eléctricos para quitarles su embotamiento natural y hacerles entrar en “inteligencia de combate”. Disparó una tercera vez con intención de destruir uno de los APCs y matar de paso a unos cuantos enemigos, pero falló el tiro, y los artilleros Kafer devolvieron el fuego alcanzando al Kanguro, que se incendió y voló por los aires antes de que sus ocupantes pudieran salir. Por esta acción le fue concedida al sargento Jon O. Esydo la medalla MCUF a título póstumo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Puri

    Hola Master, aquí Puri. ¿Podrías hablar un poco de quién era Tapón en realidad y cómo llegó allí? Es una historia graciosa que quizás interese a los lectores. Gracias por esta nueva entrega de nuestras aventuras.

    13 julio, 2010 en 04:20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s